Shampoo

Nunca siento ánimos para dibujar. Excepto durante dos segundos fugaces mientras me baño o camino por la calle, en lugares donde dibujar es imposible. Me paso horas tirado esperando el angelito mágico que me traiga la chispa. Después me doy cuenta que dibujar no sería la felicidad plena y total, que sería resolver los problemas que surgen sobre el papel. De golpe todo se vuelve una mierda acá y allá, Y no me interesa más nada.

No comments: